Seleccionar página

El Shiatsu es una ancestral técnica de curación tradicional originada en Japón que se basa en la aplicación de presión con los dedos, palmas de las manos y codos sobre puntos de acupuntura (Tsubo) o meridianos (canales por donde fluye la energía) para restablecer el equilibrio de la energía vital y darle permiso al cuerpo para su auto curación.

Se parte de la base de que cualquier enfermedad o afección tiene su raíz en un desequilibrio energético; a través de una correcta manipulación del cuerpo comenzará a fluir adecuadamente la energía vital, favoreciendo esto la sanación.

Útil en cualquier dolencia, física (enfermedades, bloqueos musculares, etc), emocional (tristeza, apatía, depresión, stress, etc), mental o espiritual. Y acto para todas las personas y todas las edades, el shiatsu es una disciplina para la prevencion.

Después de una sesión de shiatsu los cambios físicos y de actitud en el receptor son notables, esto favorece de manera indiscutible a la toma de poder y control sobre su vida.

Es posible así que se realicen ajustes en la manera de relacionarse consigo mismo y con su entorno.

En una sesión de Shiatsu Evolutivo, incorporo otras reconocidas técnicas de como la respiración consciente o la relajación profunda, y todo acompañado del sonido y su poder de sanación.

Las sesiones de shiatsu tienen una duración aproximada de una hora y aunque puede variar en cada caso, recomiendo recibir al menos cuatro sesiones.